¿Hacia donde va tu vida?

Esta fue la pregunta que nos hicimos durante este encuentro. Y luego de la oración correspondiente y de unas dinámicas con las cuales pasamos un buen rato, nos subimos en "el carro de nuestras vidas" y después de colorearlo de acuerdo a nuestro gusto y a nuestros colores favoritos, escribimos sobre él todos nuestros sueños, anhelos y deseos para el futuro, y por supuesto la forma en que pensamos conseguirlos y junto a la compañía de quién.

El compromiso: encaminar nuestra vida y luchar por nuestros sueños, teniendo muy claro que Dios nos ama y está con nosotros siempre y nos da fuerza y vida para alcanzar todo lo que queramos.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada